Qué es el Chocolate y tipos de chocolate


Qué es el Chocolate y tipos de chocolate

En una primer acercamiento a la pregunta Qué es el Chocolate y tipos de chocolate podemos adelantar que el chocolate es un alimento que resulta del procesamiento del cacao. Inicialmente era consumido únicamente en forma líquida. No fue sino hasta el siglo XIX, cuando ciertos adelantos tecnológicos permitieron una mejor refinación de la pasta de cacao, lográndose producir el chocolate en barra o tableta. Casi medio siglo más tarde le fue incorporada la leche, gracias a la invención de la leche evaporada.

En cuanto a la clasificación de los tipos de chocolate podemos expresar que actualmente se comercializan varios tipos de chocolate en barra, entre ellos sobresalen:

Chocolate negro, es el más puro. Está compuesto por más de un 65% de cacao. En él se puede apreciar toda la fuerza de la semilla, su amargo característico, en tonos moderados que insinúan valores afrutados. Algunos fabricantes han preferido reducir la concentración de azúcar, soya y vainilla, para permitir al paladar el encuentro con el auténtico sabor del cacao.

Chocolate con leche, se caracteriza por un alto contenido de azúcar. Es elaborado con leche en polvo o condensada. Fue creado en 1875 por el suizo Daniel Peter. Su sabor ya no depende del tipo de grano de cacao, sino de la calidad de la leche. Algunos fabricantes de vez en cuando nos sorprenden con tabletas que, en su composición, incluyen mezclas de granos superiores.

Chocolate blanco, resulta de agregar azúcar a la manteca de cacao. Si la manteca es pura, el chocolate no tendrá colesterol ni rastros de lácteos sólidos. El chocolate blanco es un invitado de lujo en la alta repostería y la bombonería, por el cándido contraste que presta al fondo marrón. Además, es una base neutra ideal cuando se quiere jugar con divertidos colores, inusuales sabores y excitantes aromas lúdicos.

Chocolate órganico, es elaborado con semillas provenientes de semillas que no han sufrido alteraciones genéticas. Es el resultado de una buena práctica agroecológica, que se exime del uso de fertilizantes o plaguicidas sintéticos. Tampoco usa conservantes químicos. Aunque su elaboración resulta poco rentable, el chocolate orgánico es muy apreciado por los especialistas internacionales.