Propiedades y cualidades del cacao


Propiedades y cualidades del cacao

Muchas son las propiedades y cualidades del cacao beneficiosas para la organismo, que se relacionan con los más de 300 elementos este fruto: antioxidantes, vasodilatadores, estimulantes del sistema nervioso central y diversos neurotransmisores que actúan directamente sobre el estado de ánimo. Razones como estas hicieran que desde el siempre el cacao esté considerado como una panacea para la salud.

De cada grano de cacao se obtiene un 54% de manteca, que es una grasa sin colesterol y rica en antioxidantes. Además, el cacao contiene un alcaloide llamado teobromina, sustancia no adictiva, que estimula los centros nerviosos aliviando el estrés. La teobromina actúa en el cerebro como precursor de la anandamida, eficaz neurotransmisor que produce una agradable sensación de euforia y placer, ligeramente parecida a la que experimentan aquellos que se sienten atraídos por otra persona o sencillamente enamorados.

Estudios científicos realizados recientemente han logrado comprobar que el cacao también contiene epicatequina (polifenol), elemento químico que reduce el riesgo de llegar a padecer cualquiera de los cuatro males de la vida moderna: ataque cardíaco, derrame cerebral, cáncer y la diabetes. Acerca de esta última, está demostrado ampliamente el efecto catalizador de la epicatequina sobre la resistencia a la insulina, o baja respuesta fisiológica a dicha hormona, reduciendo drásticamente la incidencia de la diabetes.

Otra de las propiedades y cualidades del cacao que se le atribuyen en general, y directamente al chocolate, es su capacidad de mejorar el desempeño sexual, gracias a que contiene feniletilamina y serotonina, hormonas responsables de aumentar la sensación de bienestar que inunda el cerebro durante el acto amatorio.

Las semillas y hojas de cacao han sido empleadas durante siglos en la medicina tradicional para combatir diversas dolencias en forma natural.

Tomando en cuenta estas propiedades y cualidades del cacao, se puede afirmar que no fue por azar que su principal producto, el chocolate, fuera considerado por las culturas prehispánicas como “el alimento de los dioses”, y que estuviera reservado sólo para las élites, líderes espirituales y emperadores.