El cacao en la historia económica de Venezuela


El cacao en la historia económica de Venezuela

Es indiscutible el protagonismo del cacao en la historia económica de Venezuela. Desde tiempos prehispánicos se cultivaba el cacao en tierras venezolanas. Los indígenas lo consumían como bebida, disuelto en agua y endulzado con miel. La manteca de cacao era quemada como ritual en ofrenda a los dioses.

Luego de la llegada de los colonos españoles se estableció la explotación comercial del fruto y rápidamente el cacao obtuvo una gran demanda en los mercados europeos y los del Nuevo Mundo.

La primera exportación de cacao venezolano data de 1607, por el puerto de La Guaira. El principal destino de las exportaciones de cacao era el puerto de Veracruz, en Nueva España (México).

Las plantaciones de cacao se fueron extendiendo por toda la costa de la zona central, en haciendas como las de Choroní, Ocumare, Chuao, Turiamo; así como en los valles de Capaya, Curiepe y El Guapo; también en Cúpira y las márgenes del río Aroa; igualmente en los valles de Güigüe, Orituco y Chivacoa. Hacia el occidente, en Trujillo y Mérida, cuya producción salía por el puerto de Gibraltar en la zona Sur del Lago. Se calcula que para mediados del siglo XVII existían no menos de 350.000 árboles en plena producción.

Fue tal el prestigio y la riqueza acumulada por los hacendados del cacao que la sociedad colonial les otorgó nombres según la cantidad de árboles que poseían. Quienes tenían 10.000 árboles eran llamados “Don”, y quienes poseían 50.000 o más, “Grandes Cacaos”, como signo de riqueza y prosperidad.

Ante la creciente demanda del cacao en España, en 1728 se crea la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, con la finalidad de agilizar y garantizar el suministro a la metrópoli. El monopolio de la Guipuzcoana en el comercio del cacao se extendió hasta 1780, logrando un aumento constante de las exportaciones, dando lugar al auge del oficio de chocolatero en España.

A partir de 1790 comienza el ascenso de un nuevo cultivo, el café, que ya para la primera década del siglo XIX le disputaba al cacao la supremacía en cuanto a producción. El mercado del cacao se vio afectado durante la Guerra de Independencia y también con las secuelas del la Guerra Federal, pero sobre todo por el predominio del café en los mercados internacionales.

A finales del siglo XIX, el cacao se recupera alcanzando una exportación de 8.800 toneladas. Desde 1913 y hasta 1930, el volumen exportado fue en descenso aunque nunca estuvo por debajo de las 15.000 toneladas. A partir de la segunda mitad del siglo XX la producción cacaotera se estabilizó, al tiempo que un sostenido desarrollo de la industria chocolatera nacional aunado al aumento del consumo interno produjo el descenso en las exportaciones.

Con la entrada del milenio una nueva historia del cacao en la historia económica de Venezuela se está escribiendo.