Breve historia del cacao en el mundo


Breve historia del cacao en el mundo

Una breve historia del cacao en el mundo comienza narrando cómo el fruto del cacao, procedente de la América prehispánica, fue introducido en Europa a través de España a partir del siglo XVI. Durante más de un siglo, el chocolate fue degustado exclusivamente por las cortes españolas, hasta que, finalmente, se rompió este monopolio y su consumo se extendió por el viejo continente.

Se dice que el principal promotor del cultivo de cacao fue Hernán Cortés, quien luego de derrotar al imperio azteca, creó plantaciones de cacao en México, Haití y Trinidad, e incluso en la isla de Fernando Poo, actual Bioko, en el África occidental durante uno de sus viajes de regreso a España. Desde esa isla, el cultivo de cacao pasó a Ghana en 1879. Actualmente, el cacao se sigue produciendo principalmente en África occidental, norte de Suramérica y en el sureste asiático.

Aunque África sobresale como primer productor mundial, el cacao que allí se obtiene poco llama la atención de los expertos, debido a que los suelos africanos son pobres y en ellos se cultivan variedades cacao Forastero de alta productividad pero de baja calidad en sabor y aroma.

Las empresas que procesan el cacao y que laboran siguiendo altos estándares de calidad, prefieren la variedad de tipo Criollo.

Para todo gran maestro chocolatero, la valoración final de los granos de cacao, tal como sucede en el mundo vitícola, depende de factores determinantes, como el suelo donde se cultiva, junto a la insolación y el grado de humedad. Condiciones que reúnen pocos lugares en el mundo. Es por ello que reconocen que los mejores granos se cosechan al norte de Suramérica en Venezuela, así como en Madagascar y Sri Lanka. En la actualidad, de la totalidad de cacao que se produce en el mundo, sólo el 1% corresponde a granos del tipo Criollo, el más aromático y de mejor sabor.